Archivo del sitio

San Juan Bosco

Giovanni Melchior Bosco Ochienna conocido simplemente como Don Bosco es un santo italiano. Fundador de las tres ramas de la Familia Salesiana: Sociedad de San Francisco de Sales (Congregación Salesiana), Instituto de las Hijas de María Auxiliadora y Asociación de Salesianos Cooperadores.

Fuente: santoralsantopedia

Muchos conocen la obra del santo y su orden, los salesianos. Aquí en la Argentina, han fundado varios colegios. Pero, ¿quién fue Don Bosco?
Juan Bosco nació en Italia un 16 de Agosto de 1815. De condición pobre, su padre murió cuando él tenía solamente tres años. Pasó sus primeros años trabajando como pastor de ovejas, y recibió su primera educación del sacerdote de su parroquia. Con los años su apetito por el estudio fue creciendo, pero su pobreza lo obligaba seguido a abandonar la escuela.
En 1835 entraba en el seminario, y seis años después era ordenado sacerdote. Marchó a Turín, donde se abocó con fervor a su trabajo. Realizaba muchas visitas a las cárceles de la ciudad, y viendo la situación en la que vivían muchos niños que habitaban en la zona, abandonados a malas influencias, decidió dedicar su vida al rescate de estos pequeños marginados. Don Bosco comenzó a instruir a los chicos de la calle: pronto, sus alumnos crecerían en número, atraídos por una bondad que nunca antes habían conocido.
San Juan siempre supo ver, debajo de los harapos y la suciedad de estos niños endurecidos por la vida, una chispa que con un poco de esfuerzo, se convertiría en una gran llama de amor. Sabía que no era con fuerza, castigos o retos como se ganaría a los niños, sino con caridad y gentileza. Lograba impulsar al estudio inculcando a sus alumnos el sentido del deber, apreciando siempre hasta el más mínimo esfuerzo, incentivándolos, no tanto a que desarrollaran su inteligencia, sino a que fortalecieran su voluntad y templaran su carácter. “La instrucción”, decía, “es como un accesorio: elconocimiento nunca hace un hombre porque no toca directamente el corazón del hombre. Da más poder en el ejercicio del bien y el mal, pero solo es un arma indiferente, buscando guía”.
Desafortunadamente, el éxito de su trabajo en el Oratorio (así se llamaba el lugar donde se reunían los niños) no duró mucho. Don Bosco se vio obligado a entregar los cuartos utilizados, y otros obstáculos se fueron superponiendo. Sin embargo, el santo se enfrentó a estos problemas sin rendirse nunca. Continuó su labor, mudando el Oratorio a distintos lugares. Su madre se le unió, vendiendo todo lo que tenía: su casa y sus muebles. Las clases fueron aumentando, y se fueron agregando dormitorios, para los que desearan vivir en el Oratorio. Así nació el primer Hogar Salesiano.
En 1854, comunicó a cuatro jóvenes que la Virgen deseaba que él comience una Sociedad. Decidió que sus integrantes se llamarían salesianos, enmemoria de San Francisco de Sales, quien sería su “modelo de bondad en el trato con los jóvenes”. Se informó sobre las reglas de distintas órdenes, pidió consejo, y finalmente sometió el proyecto al papa Pío IX, quien la aprobaría en 1874. Para llegar a esta aprobación Don Bosco tuvo otra vez que enfrentarse con numerosas complicaciones.
Pero todas las dificultades que Don Bosco debió superar se verían más que recompensadas por la rápida expansión de su orden, que se expandiría por todo el mundo. El santo fallecía en 1888. Como testimonio de su obra, quedaban en ese momento 250 casas de los salesianos en todo el mundo, con 1200 religiosos trabajando en ellas y más de 130000 niños encargados a su cuidado.
Ejemplo en particular para los educadores, como modelo de paciencia y dulzura, San Juan Bosco se presenta para todos como un ideal de perseverancia ante las dificultades, y nos recuerda que no debemos prejuzgar ni condenar a nadie, sino hacer lo posible por ayudar a aquellos que más nos necesitan.

Fuente: monografas.com
Nota no. 004-12 (Biografias)

Anuncios

Santo Tomas de Aquino

Filósofo, teólogo, doctor de la Iglesia (Angelicus Doctor: Doctor Angélico), patrono de las universidades y escuelas Católicas. Nacido en Rocca Secca, en el Reino de Nápoles en 1225 o 1227; fallecido en Fossa Nuova, 7 de marzo de 1274. Autor de la Suma Teológica, obra insigne de la Teología

Fuente: santoralsantopedia

Introducción
Durante el siglo XIII, Santo Tomás de Aquino buscó reconciliar la filosofía Aristotélica con la teología agustiniana. Tomas utilizó tanto la razón como la fe en el estudio de la metafísica, filosofía, moral y religión. Aunque aceptaba la existencia de Dios como una cuestión de fe, propuso cinco pruebas de la existencia de Dios para apoyar tal convicción.

Tomás de Aquino, Santo (1225-1274), filósofo y teólogo italiano, en ocasiones llamado Doctor Angélico y El Príncipe de los Escolásticos, cuyas obras le han convertido en la figura más importante de la filosofía escolástica y uno de los teólogos más sobresalientes del catolicismo.

Nació en una familia noble en Roccasecca (cerca de Aquino, en Italia) y estudió en el monasterio benedictino de Montecassino y en la Universidad de Nápoles. Ingresó en la orden de los dominicos todavía sin graduarse en 1243, el año de la muerte de su padre. Su madre, que se oponía a la entrada de Tomás en una orden mendicante, le confinó en el castillo familiar durante más de un año en un vano intento de hacerle abandonar el camino que había elegido. Le liberó en 1245, y entonces Tomás viajó a París para completar su formación. Estudió con el filósofo escolástico alemán Alberto Magno, siguiéndole a Colonia en 1248. Como Tomás era de poderosa constitución física y taciturno, sus compañeros novicios le llamaban Buey Mudo, pero Alberto Magno había predicho que “este buey un día llenará el mundo con sus bramidos”.


Valoración

Con más fortuna que ningún otro teólogo o filósofo, santo Tomás organizó el conocimiento de su tiempo y lo puso al servicio de su fe. En su esfuerzo para reconciliar fe con intelecto, creó una síntesis filosófica de las obras y enseñanzas de Aristóteles y otros sabios clásicos: de san Agustín y otros Padres de la Iglesia, de Averroes, Avicena, y otros eruditos islámicos, de pensadores judíos como Maimónides y Solomon ben Yehuda ibn Gabirol, y de sus predecesores en la tradición escolástica. Santo Tomás consiguió integrar en un sistema ordenado el pensamiento de estos autores con las enseñanzas de la Biblia y la doctrina católica.

El éxito de santo Tomás fue inmenso; su obra marca una de las escasas grandes culminaciones en la historia de la filosofía. Después de él, los filósofos occidentales sólo podían elegir entre seguirle con humildad o separarse radicalmente de su magisterio. En los siglos posteriores a su muerte, la tendencia dominante y constante entre los pensadores católicos fue adoptar la segunda alternativa. El interés en la filosofía tomista empezó a restablecerse, sin embargo, hacia el final del siglo XIX. En la encíclica Aeterni Patris (Del Padre eterno, 1879), el papa León XIII recomendaba que la filosofía de santo Tomás fuera la base de la enseñanza en todas las escuelas católicas. El papa Pío XII, en la encíclica Humani generis (1950), afirmaba que la filosofía tomista es la guía más segura para la doctrina católica y desaprobaba toda desviación de ella. El tomismo permanece como una escuela importante en el pensamiento contemporáneo. Entre los pensadores, católicos y no católicos, que han trabajado dentro del marco tomista, han estado los filósofos franceses Jacques Maritain y Étienne Gilson.

Fuente: monografías.com
Nota No. 003-12 (Biografias)

San Pedro Nolasco

En Barcelona, en España, san Pedro Nolasco, presbítero, quien con san Ramón de Penyafort y el rey Jaime I de Aragón fundó, según se cree, la orden de la Bienaventurada María de la Merced, para la redención de los cautivos. Se entregó ardientemente con trabajo y esfuerzo a procurar la paz y a liberar del yugo de la esclavitud a los cristianos, en tiempo de los infieles.

Fuente: santoralsantopedia

Religioso francés. Sobre su nacimiento sólo se conoce que es hijo de una noble. Pedro Nolasco se entrega a los 15 años de edad a Dios con el voto de la castidad y en 1218 funda la Orden de la Merced de los Cautivos, misión que le encomienda la Santísima Virgen, cuando éste ya había decidido retirarse para siempre al desierto a ofrecer su vida a Dios. Viaja por España en posesión de una herencia que le deja su padre al morir y con la cual se propone redimir a los cautivos de este país del norte de África. El dinero no le dura mucho tiempo, pero cuenta con el apoyo de los reyes de Aragón y Castilla, que varias veces habían intentado la liberación de los esclavos, sin lograr mucho éxito. El rey don Jaime de Aragón está de acuerdo en fundar una orden para rescatar a los cautivos y dona tierras y dineros a la causa. Se la denomina la Orden de san Agustín, que redime cautivos, acogiéndose a la disposición del IV Concilio de Letrán de fundarla sobre una regla aprobada. Pedro Nolasco acompaña a don Jaime en sus conquistas a Palma de Mallorca, ciudad que escoge al santo patrono. Nolasco muere en Barcelona agobiado por las enfermedades y deja su obra por toda España. En 1628, el papa Urbano VIII confirma su beatificación.

Fuente :labiografia.com
Nota No. 002-12 (Biografias)